Mi percepción sobre la Literatura en Chile

o-happy-facebook

Como les contaba el otro día me atreví a empezar un proyecto centrado en reunir escritoras Chilenas que han escrito, Ciencia Ficción, Fantasía o Terror.

Pues por esas cosas de la vida, alineación de planetas, el destino o como lo llamen hice un llamado a través de mis redes sociales y aparecieron dos antiguas colaboradoras de la “Academia de Literatura” que fundé con otras compañeras de curso hace algunos años atrás. Y bueno, resultó que están en la misma “onda” que yo y se sumaron a la iniciativa, (cada una de ellas designada en buscar autoras en el género que eligieron),  y entre buscar y buscar ya van aproximadamente 20 autoras Chilenas interesadas en formar parte de esto, por lo que tan mal no vamos.

Pero me sorprendieron muchas cosas y las voy a desglosar a continuación:

children_s-book_2875777b

Cultura literaria : En las semanas que llevamos armando esto, lo que más me ha llamado la atención es simplemente la falta de interés en la cultura literaria en mi país, es lamentable la posición en la que nos encontramos como país frente a la literatura, rozando lo penoso. No digo que no tengamos las intenciones o las instancias para desarrollar la literatura en Chile, pero si puedes notar cierto “estancamiento” en el tema.

Tan sólo con dar una pequeña pincelada en el ambiente te das cuenta que no hay cultura de libro y esto se debe a varios factores, uno de ellos es la educación impartida en los colegios, los cuales siguen recomendando los mismos viejos estandartes de la literatura sin darle paso a las nuevas corrientes. Con esto no quiero tirarme encima a los escritores de renombre, pero creo que un equilibrio sería interesante para las aulas de Chile.

Otro punto importante a destacar es lo que se transmite pedagógicamente a los alumnos sobre la literatura, ya que, por lo general tener “lecturas obligatorias” provoca inmediatamente en los alumnos un rechazo instantáneo. Por lo que me pregunto ¿de qué forma estamos impulsando la lectura en nuestras aulas?, ¿vale la pena forzar a leer a alguien?. Porque seamos sinceros, si fuerzas a un adolescente de 15 años a leer un libro, claramente en su adultez, cada vez que vea un libro le va a causar urticaria o querrá ver un libro lo más lejos de su vida. Es un punto a considerar.

Ahora también creo que el respeto o la cultura literaria proviene también del hogar. Hace algunos días crucé unos twits con una chica de España y surgió este tema. ¿cómo cuidas un libro?, ¿qué es lo peor que te ha pasado con un libro?, y vaya que salieron respuestas interesantes. Ella me comentaba que una vez le prestó un libro a alguien y nunca se lo devolvió, ¿de qué estamos hablando?, ¡de un robo pues!, pero claro, como es un libro no tiene esa connotación y me parece una falta de respeto fatal (usted no haga eso, y si le llegó este comentario, devuelva el libro).

En mi caso en particular, recuerdo haber prestado un libro y me lo devolvieron rayado y roto, jamás olvidaré esa sensación de tener el corazón roto por recibirlo así, me lo había regalado mi padre y yo lo había arruinado. Y recuerdo a mi padre me enseñaba a hojear un libro, o me decía “nunca rayes un libro porque nunca volverá a ser el mismo”, “las hojas se pasan con cuidado”, “nunca dejes un libro cerca del agua”, con ese tipo de enseñanzas me crié y gracias a eso les tengo un profundo respeto a mis amados libros.

A esa cultura hogareña me refiero.

 

Valores:

Aquí si que es un punto que me emputece demasiado y es el valor monetario que se le dan a los libros en mi país, acá tenemos un impuesto al libro que castiga soberanamente los precios, por lo que comprarte muchos libros nunca es una opción, ya que exceden fácilmente los $50 dólares (a menos que encuentres uno delgadito y con pocas hojas).

Y si hablamos de instancias para ir a comprar libros como locos, la famosa FILSA (Feria Internacional del Libro de Santiago) se queda bastante lejos de eso, ya que se reduce simplemente a un espacio en donde las grandes editoriales venden sus libros a los mismos precios o con descuentos de $2 dólares por libro (una burla).

Es en este punto en el que la mayoría de los chilenos se escuda al no comprar un libro, ya que al preguntarles si leen, lo primero que te responden es “no porque son muy caros”, ¡y claro que lo son!, por  que el mismo sistema de librerías reduce a los libros al status de “lujo”, porque aunque no lo crean en Chile leer es simplemente un lujo que pocos pueden darse, si con $50 dólares puedes alimentar a tu familia, obviamente vas  a preferir eso a invertir en un libro… true Story.

Ojalá se pudiera derogar ese impuesto, ¿pero adivinen?, por más que se ha intentado, nadie te escucha.

d7-internet-and-rare-book

Redes Sociales:

Nadie niega que con la llegada de Internet a nuestras vidas nos ha logrado unir a nivel mundial con toda la gente. El “querer es poder” con Internet se ha convertido es su mayor slogan y si lo enfocamos en la Literatura, he observado que hay baja utilización de canales de difusión o movilización a través de las redes sociales,  con tan sólo investigar puedes tantear en el ambiente una suerte de bajo conocimiento sobre las magnificas herramientas que entrega Internet hoy en día.

Este punto en especial es importante destacar ya que en estos tiempos, es necesario poder incursionar con herramientas tecnológicas acorde a los tiempos para lograr difusión de manera rápida y precisa. Por ningún motivo estoy diciendo que se debe abandonar las charlas, el papel, etc., sino que se debe adoptar nuevos métodos de apoyo a nuestros escritor@s nacionales. Ahora si lo enfocamos en nuestras escritoras me he encontrado con muchas de ellas que desconocen las nuevas herramientas disponibles para difundir y digamos sinceramente que sus editoriales no se han encargado tampoco de difundir a sus autoras como corresponde.

También he notado conversando con ellas, que carecen de conocimientos sobre cómo poder ir más allá de Chile, cruzar los mares a través de Internet y sus múltiples opciones. Algunos me podrán detener aquí y decirme “bueno pues, si ella quiere surgir, entonces debería investigar ella”, y claro, en cierto modo podría responder que tienen razón, pero a su vez no. Internet es una herramienta que debe ser bien ocupada y que conlleva un aprendizaje que muchas de estas autoras no han dedicado su tiempo a investigar debido a que, simplemente no saben por donde empezar y si no saben ¿por qué no ayudarlas?, ¿tenemos que ser siempre tan individualistas?.

Sumémosle también que, cómo de la escritura no se vive, también tienen otras obligaciones que cumplir y responsabilidades que cumplir antes que pasar horas investigando como poder difundir sus libros.

Y bueno, esa fue una sarta de pensamientos que se me han venido a la mente o que he observado en estos días de investigación.

 

Advertisements

3 thoughts on “Mi percepción sobre la Literatura en Chile

  1. todo cierto.
    el tema del iva al libro es politico y bastante simple, los que leen asiduamente en chile son apenas unos miles, politicamente no tienen peso alguno, tampoco hay un interes fuerte del mundo editorial (que tampoco pesa nada, toda la industria editorial en chile mueve menos dolares que un concesionario de autos) por derogar el impuesto. finalmente aun con su derogacion los valores no bajarian demasiado, estos estan dados por el riesgo alto y las bajas ganancias. a las editoriales les conviene vender poco y caro que vender mucho. es simple economia de oferta demanda.
    esto por supuesto lleva a que el mercado entero este orientado a un nicho muy menor de gente que compra literatura al precio que sea, e ignora por completo a los otros 17 millones que eventualmente podrian comprar.
    ademas el fuerte de las ventas de las editoriales tradicionales tiene que ver con los textos de estudio, un mercado cautivo y que se mueve netamente por lobby.

    mira las editoriales “grandes” que en realidad solo son oficinas, con un par de docenas de empleados, de editoriales internacionales. tenemos básicamente solo 3 (penguim, ediciones B y planeta), estas solo tienen presupuesto y voluntad para publicar 1 o 2 títulos de autores chilenos de ficción al año, no mas. muchas veces el amiguismo prima, y generalmente se cometen graves errores al publicar obras que no funcionan, cada libro que no funciona implica literalmente que se pierde un año completo de posibilidades para la publicación de otros autores.

    por otro lado las editoriales independientes normalmente o tienen las competencias y capacidades para publicar y distribuir como se debería, son normalmente empresas de un solo editor, sin plata, y sin medios.

    en chile un best seller de grandes editoriales se considera sobre los 5 mil ejemplares vendidos, un libro que venda sobre 2 mil ya se considera que anduvo bien.
    en el circuito independiente sobre 200 ejemplares ya esta bien, sobre 500 es un éxito.

    hay varios ejemplos de libros independientes que han sobrepasado esos números, evento z de martin muñoz kaiser por ejemplo se acerca a los 4mil ejemplares. el ilustrador juan vasquez te diria que ya va por los 6mil en total, mi misma saga “Carmona inc” ya a en su 8va reedicion pasando los 2 mil.

    sin embargo no ves eso reflejado ni en el traspaso a las grandes editoriales ni en que libros que han demostrado su éxito pasen por ejemplo a los planes de lectura del ministerio.

    la batuta esta en los fans y autores, la difusion de las obras y su consumo por ejemplo en medios digitales, son el unico camino para aumentar la visibilidad y obligar a la industria tradicional a darle a la literatura nacional el lugar que merece, que es de hecho, la unica forma de estimular la lectura en chile.

    Like

    • Un análisis interesante sin duda y que me deja con un gusto amargo en la garganta. Eso de que los textos editados tengan que cumplir la premisa de “caro y poco” es bastante triste por así decirlo, pero desafortunadamente es una realidad que se ve apenas entras a una librería grande (pones el nombre del autor chilen@ y encuentras sólo 3 ejemplares con suerte y si es que lo pillas enterrado entre los otros titanes), realmente ahí se ve lo deficiente que es el mundo editorial en Chile, que realmente deja bastante que desear y expone el poco interés por llevar la literatura un poco más allá o visibilizar a escritores emergentes.

      Triste es lo que comentas sobre las “grandes editoriales” que como buen sistema “amiguista” publica textos que son paupérrimos en historia con grandes inversiones que sinceramente van a la basura. Aqui quizás me gustaría manifestar mi molestia (si, me enojo a veces), que produce cuando ves en el mercurio o en donde sea, el listado de “Best Sellers” y pillas un libro como “chupa el perro” de Germán Garmendia, ahi me hace cuestionar realmente ¿esto es realmente literatura?, ¡claramente no!, no puedes considerar un libro como aquel un “best seller”, quizás sería bueno saber meter ese tipo de publicaciones lejos de lo que realmente tiene que ser un libro. Pero claro, como el tipo tiene millones de seguidores y es “famoso” se le perdonan esas cosas…triste.

      Había escuchado comentarios sobre las editoriales “Indie” y ahora que he tenido algunos ejemplares en mis manos destaco la falta de cariño y dedicación a la impresión. Soy de esas que cree un buen libro entra por la vista y las letras después, miras las portadas tristes, con colores bajos, impresiones a medias, portadas mediocres y tinta en su máximo ahorro, inmediatamente dices “¡aja! aquí estuvimos ahorrando perrito”, pero no se puede reclamar más al respecto, ya que, se sabe que hay pocas lucas y los que buscan publicar a toda costa invierten en estas editoriales con tal de ver realizado su sueño de publicar.
      También coincido contigo con lo de que las ediciones de estas editoriales son bastante mediocres y con poco cariño, entonces te preguntas ¿realmente están ayudando o están perjudicando al autor/a?, ¿quiénes son realmente los responsables de esto?, ¿el autor/a o el editor?, ¿quién apoya o asesora a los nuevos escritores/as?.

      Ahora otro tema que mencionas sobre el ministerio y los textos de estudios, claramente está mas bigoteado el ambiente. He recogido comentarios de autoras e libros infantiles que tienen que llegar a pararse afuera de los colegios para que les muestren sus textos a los niños… ninguna con éxito.

      Por último cómo mencionas en tu último párrafo, creo fervientemente que ese debe ser el nuevo foco de la literatura y el consumo de esta en estos tiempos, fomentar la difusión que nos dan las redes sociales para llegar más allá, tomar las riendas como un grupo y poder sacar a relucir a quizás cuanto talento oculto en nuestro país.

      Cariños
      Sol

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s